Fanfic Dentro del Laberinto. Capítulo 24.

24. BUENOS DÍAS.





–¿Y ahora qué hacemos? –Preguntó Smithie.
–Échales algo encima para repelerlas.
–¿Qué les echo, azúcar?
–¿Tú crees que las hormigas se irán si les echas azúcar?
–Sí, ¿por qué no? Yo me iría. No hay cosa más desagradable que el azúcar –dijo el goblin poniendo una mueca.
–¡Por todos los gnomos! ¡Echa lo que quieras, pero hazlo ya! ¡Están llegando a la bandeja del desayuno! ¡El rey se pondrá furioso!
–¡Ya voy! ¡Ya voy!... Qué prisas…

El goblin tuvo que hacer malabares para alcanzar el segundo piso, donde se había trasladado el rey, sujetando la bandeja. No había bicho que fuera más impertinente que las hormigas. Le subían por las piernas haciéndole cosquillas con aquellas patitas diminutas, pero lo peor de todo era cuando se metían en los calcetines y le mordían los tobillos.

–¿¡Queréis dejarme tranquilo!? –Exclamó taconeando para ahuyentarlas.

Pero las hormigas no cedían, nunca cedían porque eran unas cabezotas. Al menos, pensaba el goblin, las que habían entrado a palacio eran de las pequeñas; uno nunca estaba seguro con esos bichos. Las hormigas podían ser más altas que un goblin e incluso más altas que el mismísimo rey, y para colmo eran muy listas porque habían cambiado su forma original con el paso de los siglos. Un buen amigo suyo le dijo que un día en un mercado, apareció una hormiga que tenía forma humana salvo por los brazos que eran muy cortos. Afortunadamente alguien se dio cuenta y la borraron del mapa. Las hormigas eran una lacra. El rey hizo lo correcto expulsándolas del reino; eran asquerosas.

Llamó a la puerta un par de veces tal como le ordenaron que hiciera; nadie contestó. Esperó unos segundos antes de volver a llamar y entonces recibió respuesta.

–Pasa.
–Sí su majestad.

El rey de los goblins estaba sentado a un lado de la cama, la muchacha permanecía en pie tras la cortina, mirando el jardín desde la ventana.

–Déjalo aquí –ordenó Jareth. El rey de los goblins recomponía su amplia camisa estirando de los cordones que la ajustaban al cuello. ¿Sería cómoda esa prenda? Pensó el goblin–. ¿Qué estás mirando? –Preguntó aterrador.
–Nada mi señor.
–Eso me parecía.
–Jareth… –Con un reproche, la chica se volvió para dedicar su amable sonrisa al rey.
–Puedes marcharte.
El goblin cerró la puerta y volvió a la cocina corriendo tan rápido como las hormigas le permitieron.


–¿Por qué les haces eso? –Preguntó Sarah paciente, Jareth seguía mirando a la puerta cerrada.
–¿El qué?
–Eso; te quedas mirándolos e incluso pones un tono de voz distinto a propósito. Les metes miedo… Pobrecitos.
–¿Pobrecitos? –Rió Jareth–. ¡Cómo se nota que no has tenido que lidiar con esos pequeños inútiles durante siglos y siglos! –Sarah puso los ojos en blanco.
–Eres un exagerado.
–¿Cómo osas…? ¿Un exagerado? ¿Yo? –Preguntó Jareth caminando hacia ella con los brazos abiertos y los dedos crispados, sobreactuando–. ¿Yo que cambié el orden del tiempo y volví el mundo del revés por ti? –Sarah rió al verle gesticular atropelladamente–. Y ahora te ríes; te burlas de mí y de mis actos… No tienes corazón. Después de todo lo que hice podrías…
–¿Qué?
–Podrías…
–¿Qué? –Insistió Sarah muerta de risa al verle parado ante ella con el ceño fruncido, sin saber cómo continuar.
–Podrías besarme y darme los buenos días –dijo finalmente–. No me gusta despertar sin que estés a mi lado.
–Oh, pobrecito rey de los goblins –se burló ella–. Todavía no te han dado un beso de buenos días…
–Aún no –se lamentó cabizbajo. Esperó unos segundos y la miró entre los mechones que caían libremente de su flequillo–. ¿Vas a dármelo?
–No.
–¿Cómo que no?
–Que no –rió ella.
–Sarah, eres mi reina, deberías obedecerme cuando te pido algo.
–Ah no, no no no, perdona pero eso no es así. No bebí de la copa, no bajé al salón con los invitados, No estamos casados y No soy tu reina.
–Buena la hice contándotelo –confesó Jareth sentándose en la silla blanca del balcón próximo a ella.
–Seguramente no debiste hacerlo, pero parece que en el fondo no eres tan mala persona, tan mal rey. 
–Haces conmigo lo que quieres –susurró con un profundo lamento.
–Seguro que sí –se burló ella sentándose sobre sus piernas en la silla.

Jareth la miró como hacía cada mañana. Sarah sonreía levemente dando tironcitos a un hilo que sobresalía del encaje gris de su vestido. Le había pasado un brazo por los hombros acariciándole el cuello; Jareth agradecía cada una de sus caricias. La abrazó por la cintura con delicadeza, Sarah estaba recuperada de la picadura pero aún la trataba como si fuera de cristal y pudiera romperse en cualquier momento.

–No es amor lo que siento por ti –dijo acariciando con sus mejillas el pecho de ella.
–¿Ah no?
–Es algo más grande.

Sarah quitó el brazo que rodeaba los hombros de Jareth y lo llevó hasta la mejilla del rey. Levantó su rostro para tener de frente su ojo azul y su ojo verde. Lo atrajo hasta su boca sumergiéndose en ella con entrega, devota.

–Buenos días rey de los goblins.
–Buenos días… princesa.

Maripa


Bueno redil, lo prometido es deuda y aquí estamos, con las pilas cargadas y las lanas lustrosas (yo, porque Marime aún está llena de nudos xDDDDDD). Eeeeen fin, lo dicho. Comienza esta tercera ronda de cosas laberínticamente molonas que espero disfrutéis como cuando erais cordericos, chatis, yo lo hago muchísimo escribiéndolo. 

Van a pasar muchas cosas de las que no os voy a contar nada, pero sí os diré que seguimos teniendo laberinto para rato. No obstante aprovecho para ir dejando caer que quizá a principios del año que viene tengamos un nuevo Fic invitado aquí en Marivigilias. Tampoco de esto os cuento nada, no vaya a ser que me esté adelantando mucho y me esquilen xDDDDDDDD

¡¡¡Ale salaos, ya nos vamos leyendo!!!

Como siempre, deciros que vuestros relatillos, ilustraciones y esa larga lista de cosas molonas que sabemos hacéis (estas ovejas somos mu listas) son bienvenidos si queréis compartirlos con el resto. 

Ya no me enrollo más. Sólo desear que hayáis tenido un verano de la leche y que estéis de vuelta felices y content@s!!

Jerséis de lana, con cariño, para tod@s!!

9 Carminazos:

Lyris dijo...

AAIINNGGG!! si es que no pué serrr! todo el verano ahí esperando, así que esto ahora sabe a pocooo! Queremos carn... digooo, más desarrollo del argumentoo, hombreee! :D

Maripa dijo...

Bien bien, eso es Bien xDDDDDDDDD
Muchas gracias por pasarte el día del estreno, hermosa.
(Habrá, habrá... Dame tiempo muhahahhahahahhahhahahahah)
Besis!!!

Pandora_cc dijo...

asdfasdkhflaoilsdhfaodishfñalsdhjflasdjflajsdfñlajsdfljausdlfjalsdfjls... MUERO xDDDDDDDDDDDDDDDDDD
I CAN'T... MY FEELINGSSSS!!!!!!!!!!!
xDDDDDDDDDDDD
BIENVENIDAS!!!!
MÁS!!!!
xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Medusa Dollmaker (A.M.R) dijo...

JAJAJA me encanta xD

Maripa dijo...

Pandora:xDDDDDDDDDD Bien bien xDDDDDD. Habrá más en quince días, chati. Besis!!

Medusa: nos mola que te mole. Besicos pa tiiiiiii

Black Cat dijo...

Soy nueva en el blog, ayer mismo lo descubrí y ya lei hasta el capítulo 24 XD jejejeje Esta ha sido siempre mi pelicula preferida desde niña y siempre me he preguntado que hubiese pasado de no haber dicho Sarah las palabras.
Gracias por el fantástico relato (y por mostrarme que hubiese pasado de olvidarse Sara de las palabras), espero con ansias la continuación y... viva Jareth y las ovejitas!!! XDDD

Maripa dijo...

Hola Black Cat de notre cuore!!! Sé bienvenida a este redil de perversión y cosas molonas muahahhahahaha.
Esta semana sale el siguiente fic, pero antes iremos publicando colaboraciones de nuestras hermanas ovejas (no sé si ya lo habías leído, pero si te animas (y si no también xDDD) You're welcome) jejejej.
Jersey de lana pa ti!! <3

Anónimo dijo...

Excelenteee!! Tenia meses esperando!!
Maravilloso Blog , Felicidades a las ovejitas!

Maripa dijo...

Gracias Anónim@!!!! ^^
Sé bienvenid@!!!!