Fanfic X-Men: MERCENARIOS. Capítulo 2

Caldeando motores para las siguientes entregas de los fanfics "fascicularios". Esto "huele" muuuuy bien. Cada Fanfic empieza tramadito con cuidado y prepara bombazos, así que estád atentos a las actualizaciones.
Por cierto, las imágenes de X-Men: Origins pertenecen a la empresa que las parió. Que siempre se nos olvida decirlo. Igualmente sucede con la empresa que parió a las de Dentro del laberito xD
Tened dulces sueños, corderit@s
-----------------------------------------

2.    Sangres iguales.


     - Hay que resolverlo en abierto.

Leon hablaba sosegado en un tono suave y paternal, pero peligrosamente férreo. Él había reunido esa pequeña guerrilla cuidadosamente un mes antes de la incursión en el Scarlett. Ninguno de los mercenarios lo había visto jamás, pero lo sabía todo acerca de ellos. Les inquietaba este pequeño detalle. Sabía qué debía estimular para moverlos hacia su causa. Honor, heroísmo, hastío, supervivencia, familia… o dinero. No cuestionaron el origen ni los medios porque estaban entregados a la convicción que los había atado a la empresa. Tal y como estaba previsto.




A Víctor le importaba una mierda. No era el primer trabajo que hacía para este cliente y remuneraba generosamente. Eso y los pocos escrúpulos que ponía Leon ante los métodos del feral, satisfacía su bolsillo y su instinto animal. Lo único que sabía era que debía ser un hijo de puta muy inteligente y que era jodidamente rico. Le bastaba.

La conversación transcurría a través del móvil de Víctor. Activado el manos libres, la discusión de los ajustes al siguiente procedimiento se pluralizaba.

-          Es lo ideal. No creo que la chica salga de casa con un ejército de humanos y mutantes cubriéndole el culo. – Paws inhaló una breve bocanada de nicotina que celebró en sus pulmones. Exhaló sin prisa- Llamaría demasiado la atención. Especialmente si no quiere que se adivine su naturaleza ni el vínculo fraternal. El presidente Franklin no es idiota profundo.

La envergadura de la delicada operación se extendía hasta la Casa Blanca, inaccesible, tal y como habían analizado, para un grupo reducido, aunque fuera un equipo condenadamente extraordinario. Contrastando la información, comprendían el alcance encubierto  de los tentáculos de Franklin y su gobierno. Y sus recursos. Ya tenía al pueblo a su favor. Y eso sin contar la seguridad contratada que ya habían registrado.

Por suerte siempre hay un pasado oscuro que poder deshilachar al gusto para aprovechar pequeñas hebras favorables. La máscara que se calza un gobierno lo protege ante los ataques mediocres y mal templados. Pero también lo vuelve vulnerable. Todos somos pecadores.

-          Tengo anotados todos los movimientos de Ada Simmons. Son meditados y recurrentes. Como si se tratara de un pájaro en una jaula de barrotes de cristal. No cae nada al azar. Es una lástima, en mis tiempos… - añadió Sunday, una ancianita tan encantadora como letal.

-          En tus tiempos – Paws seccionó el flashback con una risa afable – se viajaba todavía en troncomóvil, Sunday.

Se escucharon risitas estranguladas en nudos de cortesía. Arrow se echó en un cariñoso abrazo a los hombros de la anciana. Se habían adoptado mutuamente. Ellas eran la parejita adorable de nieta y abuela paseando que controlaba en días alternos la ruta seguida por Ada Simmons hasta donde permitía la discreción. ¿Quién iba a sospechar de ellas?

-          No le hagas caso abuela, que lo que tiene de oso, de tonto le corresponde.

Sunday hizo un mohín afectado y teatral.

-          Os estáis ganado unos azotes todos, pequeños bastardos.

Leon atajó el momento de recreo. Mostró su as de la manga.

-          El niño que nuestro objetivo recoge al salir del colegio es el hijo de Gordon Franklin. Abel Franklin.

-          ¿Su sobrino?- apuntó Jakob- Pensaba que el crío era el hijo de Ada.

-          Ese es el efecto que tiene orquestado. Él se presenta como candoroso viudo, y no le está funcionando nada mal. La identidad de la madre se desconoce y también el por qué no ha querido vincular el niño a su paternidad.

-          Es sencillo, ¿no? – razonó Arrow a través de su mueca gélida de adorable niña del jodido inframundo - Si el cachorro no está asociado directamente a Franklin resulta un punto débil menos en su carrera. 

-          Eso – matizó Leon – es lo que conduce a pensar que no haya reconocido públicamente tampoco a su hermana. Pero Víctor pudo percibir que era tan mutante como vosotros. No tendrá la ciudad de su lado, puesto que no puede delatarse denunciando su desaparición. No hubiera favorecido en absoluto a sus intereses y conservadores apoyos que saliera a la luz ese dato.

Víctor ejecutó una oscura risa, gutural, amenazante bajo el flanqueo de sus colmillos.

-          ¿Y cómo han llegado a ti los otros datos, Leon? – gruñó burlonamente.

-          Eso es tan relevante como el color de tus calzoncillos, Víctor.

Parecía divertido. Pero el resto del equipo quedó congelado ante el tono incisivo que impregnaba las breves ocasiones que se habían dirigido el uno al otro. Había una siniestra familiaridad en ello que les producía escalofríos. Víctor sonrió de nuevo al apreciar el cambio en sus respectivos aromas.
Sunday rompió el consistente silencio.

-          El momento más vulnerable para secuestrar a la joven y al pequeño es durante el trayecto que separa la puerta de la escuela y la posterior recogida. Desaparecen en un coche tras un breve paseo. Supongo que para evitar rumores.

-          Hay unos diez vigilantes en tierra distribuidos en ese trayecto – enumeró Arrow –  Otro apostado sobre el conservatorio. Ese debería ser el francotirador. Rotan cada día de personal y ubicación, y son discretos, así que conocemos su cantidad porque el proceso es metódico pero no podemos garantizar su identidad para mantenerlos “ocupados” antes de recuperar objetivos. Son aproximadamente cien metros - Su voz parecía proceder de algún nudo temporal muy lejano con respecto a su imagen. Era esa madurez de niña eterna la que sobrecogía. Nunca titubeaba.- Vamos sobrados para encargarnos de ellos. Pero dudo de su proporción mutantes-humanos.

-          Deberíamos interceptar a la familia feliz a mitad de ese recorrido de cien metros, cuando haya quedado atrás la aglomeración de la puerta del colegio. - Resolvió Leon con abrumadora firmeza, en singular empleo de un condicional- Cuatro de vosotros ocuparán la furgoneta de Víctor: uno conduce, dos los suben al interior, el tercero garantiza que no den problemas. Ella podría emplear sus habilidades para joder el cuento. No sabemos qué grado tiene.

-          ¿Y el resto? – Jakob sonrió ante la perspectiva.

-          Durante la ejecución del equipo de la furgoneta, los otros cinco os distribuiréis próximos a la zona crítica. Hay que esperar a que reaccionen para identificarlos y reducirlos. No escatiméis pasión. No los echaremos de menos.

Víctor entornó los ojos, ebrio de satisfacción. Le parecía un desafío entrañable y divertido que culminaría en una apoteosis de sangre. Los humanos se entretenían yendo al cine y comiendo palomitas. Él evisceraba y consumía en éxtasis la sangre derrotada. Y además le pagaban por ello.

-          Falta ajustar la función de uno de nosotros. – comentó Paws, desperezándose como un oso en toda su extensión. Apagó la colilla en un vaso de cerveza tibia- Cuatro en el vehículo. Cinco en tierra. ¿Alguien se queda a preparar la cena?

-          No.–concluyó Leon- Arrow, te ocuparás del francotirador. Tu serás la primera en actuar. Es el único que mantiene posición.

La muchacha sonrió vacuamente desde algún abismo remoto en sus emociones.

Hubo una ronda de entusiasmo mudo y un breve intercambio de miradas entre el equipo del refugio. Era uno de los múltiples recursos que atesoraba Víctor. Una casa de madera que ocultaba un corazón de hormigón armado en medio de un espeso bosque y un doble piso con sótano con un garaje inmenso. Aderezada con una guarnición de últimas tecnologías. Pero por fuera  aparentaba la encantadora residencia de verano de un turista europeo. Todo quedaba bajo su control. No escatimaba nunca en gastos ante lo que favorecía la movilidad en sus trabajos. Compensaba.

-          El Viernes – Sentenció Víctor.

Marime

7 Carminazos:

Pandora_cc dijo...

Jarllll!!!!
Vais a ir al infierno por no colgar dos relatos seguidos... O algo!! xD

Marime dijo...

Iremos al infierno por eso pero por blasfemar no ¿no? xD Tu es que nos quieres como mucho xD
Alternamos así la gente está contenta y se vuelve loca del tó xD
Muas

Medusa Dollmaker (A.M.R) dijo...

*o* Ay tia no puedo esperar, me teneis en vilo mogollónch. Que me muero toa. Que me muero. Haced que Víctor golefe más cosas por Dior!

Alicia dijo...

Jooo, eso no vale... me habéis dejado con la miel en los labios... Ovejas malas... :-P

Marime dijo...

Muhahahah! Somos malignas del mal. Todo llegará... Mientras, vamos a dejar que Víctor se divierta un rato logrando su presa nueva.
El juego comienza.

Drew dijo...

Yeah buen final para el episodio, falto el mítico "Continuará..." xDDDDDDDDDDDDDDDDD

Voto por matanza en el siguiente, secuestro rana xDDD

Marime dijo...

Juojuojujojuo pues vas en parte por buen camino. En el tercero vamos a saco ya, y no es sino el principio xDDDDDDDD Se nos va la piña. Creo que podremos publicarlo mañana. Ya os avisamos pos los tuentis. Muas!